Reformas del hogar: ¿integrales o mejor parciales?

Inauguramos un nuevo año y con él un nuevo listado de planteamientos de aquellos cambios que nos puedan aportar nuevas perspectivas. Parte de esos cambios vienen en forma de una reforma de vivienda completa o parcial que consigan que nuestra residencia luzca como nueva pero, ¿cómo podemos abordarla?, ¿un simple toque o un cambio radical de aires?, ¿integral o parcial?

Adapta Reformas plano casa

Imagen: adaptareformas.es

Dos claves: presupuesto y motivación

No nos debemos engañar: a todos nos gusta estrenar una nueva vivienda o darle un cambio de aires, pero no siempre podemos o queremos. Por ello, antes de seguir adelante con tan magnífica decisión, debemos tener en consideración los dos factores que motivan abordar una reforma:

  • El presupuesto: no se trata solo de tener ahorrada X cantidad de dinero, ni tampoco contar con márgenes que dupliquen la inversión, pero sí considerar que una buena reforma no responde a una disponibilidad cerrada de lo que vamos a invertir: una buena reforma tiene en consideración la opinión de expertos, interioristas y otros asesores que no solo hagan realidad nuestros deseos, sino también aquellos que no teníamos en consideración pero que resultan perfectos a nuestras necesidades.
  • La motivación: no es lo mismo una reforma que responda a una necesidad concreta, como pudiera ser la llegada de un nuevo miembro a la familia, que aquella que abordemos porque queremos actualizar la presencia de nuestro hogar, revalorizar la vivienda, darle un cambio de aire etc.

Lo que sí es importante tener en consideración que una reforma es un proyecto muy ilusionante, y que por lo tanto se debe abordar con el entusiasmo que estrenar hogar conlleva. Esto nos ayudará con los pequeños inconvenientes como lo son todo aquello que conlleva hacer obras.

Reformas integrales para estrenar piso en 2017

¿Has decidido un cambio total de aires para actualizar tu vivienda o para adaptarla a una nueva e ilusionante situación? Una reforma integral te permite crear un lienzo en blanco de tu vivienda en el que pueda dibujar todo aquello que necesites sin estar limitado por la distribución o decoración, por lo que el primer consejo es que te pongas en manos de equipos reformistas que no sólo tengan en plantilla la mano de obra necesaria para dar forma a tu nuevo hogar, sino que sea un equipo multidisciplinar en el que entren en juego también arquitectos e interioristas.

La razón es que para que sirva ese “lienzo en blanco”, se deben tener factores en cuenta como qué tabiques tocar y cuáles no, qué necesidades que tengo hoy pueden cambiar el día de mañana, qué estilo puede imperar sin que me resulte pesado al poco tiempo, etc.

Una reforma integral es un proyecto ilusionante, pero necesita mucho de reflexión a la hora de plantearla para que tanto esfuerzo e inversión se materialice en un resultado perfecto: aquel que se adapta a tu estilo de vida y a tus necesidades ahora y en el día de mañana.

Reformas parciales para cambiar de aires en 2017

Tal como hemos visto, una reforma integral significa cambiar absolutamente el entorno de nuestra vivienda (siempre a mejor), por lo que requiere su tiempo no solo de ejecución, sino de planteamiento para tener las cosas claras y evitar que lo que hoy nos parece excelente, mañana se convierta en lo mismo de siempre o en algo que no se adapte a nuestras necesidades.

Si se nos plantea cualquier mínima duda (desde si es conveniente tener un estudio en la vivienda o si queremos una cocina americana o clásica), una reforma parcial nos puede ayudar a conseguir ese cambio deseado pero sin necesidad de “romper con todo”.

Una reforma parcial nos ayuda a dar salida a necesidades concretas sin tener que desprendernos de aquello que a día de hoy nos resultaba útil, por ejemplo si la vivienda es de reciente construcción y no vemos necesidad de tener la sensación de estrenar vivienda pero sí la de adaptarla a nuestro ritmo de vida.

Pequeños cambios con grandes resultados

No hace falta ni tirar tabiques ni cambiar la distribución para dar un aire nuevo a cualquier estancia del hogar o incluso a toda la vivienda.

Si lo que queremos es actualizar nuestro entorno, hacerlo más cómodo o agradable pero sin tener que meternos en obras, podemos desde pintar las paredes, cambiar los suelos o incluso realizar instalaciones domóticas que nos ayuden a tener una mayor sensación de confort a la hora de cruzar el umbral de la puerta.

No nos dejemos llevar por simplismos. Pintar la casa no significa dar brillo simplemente o la sensación de limpio a unas paredes que se han ido apagando por el paso del tiempo: pintar la casa puede significar crear sensaciones, aportar claridad allí donde no lo había, dar alegría a estancias que creíamos desaprovechadas  y otras utilidades que nacen de la unión de profesionales de la pintura e interioristas que den con la combinación ganadora de colores y texturas.

En definitiva, el abanico de todas las reformas que podemos llevar a cabo es tan amplio como los deseos que tengamos de querer entrar en un nuevo año con una nueva atmósfera que disfrutar en nuestro hogar. Sólo tenemos que tener claras las opciones y dejarnos aconsejar por profesionales que nos ayuden a detectar necesidades actuales y futuras para dar con la mejor reforma posible: la que se adapta a ti, a tu hogar y a tu ritmo de vida.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*