Tercera Guerra Mundial, ¿presagio del eclipse?

Si bien es cierto que en pleno siglo XXI aún hay países en guerra, la Tercera Guerra Mundial no ha estallado oficialmente.

Para que se desate una “guerra” se necesitan dos mandatos que luchen armados, mientras que para desatar una guerra mundial se necesita de la intervención de varios países de diferentes continentes.

Alrededor del mundo y en este preciso momento están ocurriendo múltiples enfrentamientos, los más famosos son:

  1. La Guerra de Siria
  2. La Batalla en la República Centroafricana
  3. El Conflicto Armado en Colombia

Virtuosamente aún no hay distintos continentes interviniendo en sincronía, pero el miedo de que lo hagan es latente.

Múltiples muertes, hambre y desamparo fueron algunas de las consecuencias de la Segunda Guerra Mundial. Además, localidades completas dejaron de existir, igual que fábricas, tiendas, caminos y líneas de ferrocarril lo cual dio pie a grandes problemas económicos, de traslado y comunicación.

Alemania padeció la peor de las catástrofes, sufrió la invasión de países como Rusia, Inglaterra, Francia y Estados Unidos.

Pese a que la Segunda Guerra Mundial se daba por terminada el 8 de mayo de 1945 y se esperaba una nueva vida de “paz”, Rusia y Estados Unidos lucharon por ser el país más poderoso en el mundo, a este conflicto se le llamó “La Guerra Fría”.

Dicha “guerra” finalizó hasta 1992, hace poco, solo 25 años han pasado. Lo increíble es que los conflictos dentro de las naciones y entre ellas no cesan.

En el centro de la Ciudad de México hay un museo llamado “Museo Memoria y Tolerancia”. El cual nos recuerda “las calamidades que azotaron en el pasado a la humanidad” su intención es que no permitamos que estos horrores se repitan.

Citamos una frase confiando en que las naciones no comentan los mismos errores y los conflictos bélicos en el mundo terminen.

“Transitar por los horrores del pasado es una forma de enaltecer la memoria de las víctimas, pero también una forma de impedir que su sufrimiento quede en el olvido y episodios semejantes lastimen nuevamente a la humanidad. Recordar para aprender; aprender para no repetir.”       

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*