¿Por qué el blog de Fernando Vega Hernández?

Lo he ejemplificado directamente en el blog de Fernando Vega Hernández, que para ello es mi blog personal, pero bien podría ser para otros ejemplos como el blog de Ana, María, Pepe, Antonio, José María, etc. La pregunta por tanto es, ¿por qué abrir un blog personal?

La radiografía de Fernando Vega Hernández

Un blog personal a día de hoy no es un simple entretenimiento como lo sería en los años en el que el boom de estas bitácoras estalló, allá por el ya lejano 2004.

Si aún conservamos páginas en blogspot, MySpace, Fotolog u otros espacios propios de la época, quizás sintamos algo de vergüenza al repasar lo que escribíamos o cómo enfocábamos la redacción. Y es que en todos estos años el panorama ha pasado del hobby a la especialización.

Hoy día un blog personal sirve para que quien así lo quiera, pueda conocer más aún sobre la persona que lo escribe. No me refiero únicamente a familiares y amigos, sino a interesados que quisieran desde participar en un negocio, ofrecer un puesto de empleo atractivo o simplemente querer acudir contigo a un partido del VRAC.

Por ello, en un blog personal se deben reflejar desde hobbies hasta actividad profesional y temas de opinión personal, aunque teniendo cuidado que estos últimos no resulten ofensivos a posibles lectores aprensivos. Por esta razón, en el caso concreto del blog de Fernando Vega, no encontrarás temas ni de política, ni de religión.

Un diario vital y recuerdos permanentes

Hace unos años, cuando en la larga tarde de domingo entrábamos en modo nostálgico, no teníamos más que preparar un tazón de chocolate caliente o Colacao y revisar viejos álbumes de fotos y recuerdos.

Hoy día este ejercicio de regresión se realiza entrando en la carpeta de fotos, que ve su evolución natural en el blog, donde también tienen cabida vídeos, pensamientos, notas, enlaces, etc. que hacen más completa e interactiva la experiencia.

Un curriculum excepcional

Enlazando con la primera idea, tener un blog cuidado, respetuoso, donde mostremos todo nuestro ser en su mejor versión (sin perder autenticidad), nos sirve como mejor curriculum que nuestra ficha de Linkedin o nuestro propio CV.
La razón es que en estos documentos no somos capaces de sintetizar, realzar o destacar toda nuestra trayectoria, así como que no tiene cabida un muestrario de cómo desarrollamos nuestra actividad.
Aunque LinkedIn y otras redes sociales de temática laboral con su posibilidad de enlazado ha mejorado esta opción, aún da la sensación de “disfraz” para el ávido empresario que quiera saber de antemano cómo es su posible candidato.
Un blog, al ser una página de carácter personal, es capaz de reflejar cómo somos en los buenos momentos, en los malos, cuando nos ponemos “finos”, cuando escribimos de forma personal… Todo un abanico de matices que da mucha más información de la que podemos imaginar.
Por esto último, la frecuencia de publicación y la constancia debe estar patente, ya que es uno de los principales factores para que nuestro blog personal sea un fiel y ejemplar reflejo de lo que realmente somos.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*