La evolución de la industria del decoletaje

La industria del decoletaje, nacido de la industria relojera, se implantó en el Valle del Arve en el siglo XVIII. Esta actividad servía antiguamente a despejar de impurezas los tornillos, con la ayuda de tornos apropiados. De esta forma surgió el nombre de decoletaje.

Autor: Blickpixel-Pixabay

Autor: Blickpixel-Pixabay

En 1720 un artesano llamado Claude Ballaloud se instala en San Segismundo, un pequeño pueblo montañoso de la Alta Saboya. Formó a una multitud de artesanos y de agricultores en este oficio. En aquella época los granjeros se ocupaban de los animales en verano, y en invierno fabricaban piezas en el taller que se encontraba cerca del establo. Desde entonces, el decoletaje no ha dejado de evolucionar hasta alcanzar un nivel tecnológico muy avanzado, como es el caso del uso de tornos automáticos.

El éxito del decoletaje

A finales del siglo siguiente, empresas que se habían especializado en el decoletaje para relojería, empezaron a trabajar para otras ramas de la industria. La evolución se aceleró con ocasión de la Primera Guerra Mundial, el gobierno francés recurrió a las industrias de la Alta Saboya para participar en el esfuerzo de armar a las tropas.

Este es el comienzo del éxito del decoletaje que, desde entonces, ha sabido ampliar el abanico de esos productos. El decoletaje se desarrolla a comienzos de los años 70, cuando empieza a proporcionar a la industria del vehículo y a los mercados de la electrónica, de la electricidad y de los electrodomésticos, las piezas necesarias para su fabricación.

Modernización del decoletaje

En los años 80, la confección de piezas para el mercado del vehículo no deja de aumentar, provocando el desarrollo de fábricas en el Valle del Arve. Los tornos se digitalizan gracias al desarrollo de la informática, permitiendo reducir el tiempo de cambio de serie y realizar piezas cada vez más técnicas y trabajadas.

Hoy en día, las empresas no dejan de modernizarse para proporcionar piezas de calidad, que no se encuentran en ninguna otra parte del mundo. El decoletaje consiste en la fabricación de piezas de revolución en serie con ayuda de tornos automáticos que funcionan gracias a sistemas tradicionales o digitalizados.

Esta forma de fabricación se realiza a partir de barras de metal, generalmente del diámetro más cercano al diámetro externo de la pieza terminada. También es posible el decoletaje del perfilado, y el ejemplo más corriente es la barra hexagonal para realizar un tipo de pieza muy específico. La retirada de la materia se efectúa con ayuda de herramientas de carburo o de acero rápido. Por supuesto, el decoletaje se hace constantemente con chorro de aceite en el corte, con el fin de enfriar y lubricar las herramientas.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

Este formulario recopila su nombre y correo electrónico para que podamos comunicarnos con usted. Consulte nuestra política de privacidad para más información. Doy mi consentimiento para que esta web recopile mi nombre y mi correo electrónico. *